Neurociencia y estimulación temprana: Grupo 5

Temática de investigación y análisis 

5. El quehacer de  la educadora  desde una perspectiva de educación temprana

bebe1.jpg

Anuncios

6 comentarios en “Neurociencia y estimulación temprana: Grupo 5”

  1. A través de las neurociencias y la psicología cognitiva se ha estudiado el desarrollo del cerebro infantil y la importancia de entregar medios de aprendizajes oportunos en la primera infancia. Se sabe que la mayor cantidad de conexiones neuronales y sinápticas se realizan los tres primeros años de vida, formándose así la estructura cognitiva y redes neuronales, las que van a ser la base del desarrollo del pensamiento y la adquisición de aprendizajes en el futuro. A partir de esto, nace la importancia del rol del educador y la estimulación temprana, donde se toma al bebe desde muy pequeño como sujeto activo en constante interacción, al cual deben propiciarse momentos de aprendizajes y experiencias repetidas para que así sean adquiridas de modo significativo.
    Como estamos hablando de bebes y niños pequeños es fundamental que el educador tome conciencia y comprenda que en todo momento el niño está captando situaciones que alteran constantemente sus esquemas, ya que al ser el cerebro infantil un órgano en desarrollo todo lo que se entrega produce un desequilibrio a nivel cognitivo y nuevas conexiones neuronales. Por lo tanto, es necesario fomentar las capacidades de lo pequeños por medio de experiencias donde conozcan su entorno y su propio ser a través de sus sentidos; momentos de aprendizaje donde puedan explorar y ampliar sus esquemas.
    Lo esencial es entregarles confianza, amor y atención, hablarles en todo momento, utilizar medios auditivos, visuales, olfatorios, táctiles y culturales, que sean interesantes para los pequeños, contextualizando siempre los aprendizajes a su medio social, a su comunidad y familia.
    Dentro del rol del educador, es necesario considerar la incorporación de la familia, explicarles la importancia de los momentos educativos y de la consecuencia entre el jardín y el hogar, ya que marca una gran diferencia a la hora de mantener una rutina constante.
    Tener confianza en los niños, en sus potencialidades, en sus habilidades y demostrarles siempre que son capaces de hacer y deshacer, fomentan no sólo la confianza del niño con el adulto, sino también en sí mismo y su independencia.
    Finalmente, el quehacer del educador en este nivel implica proporcionar instancias frecuentes de desarrollo, desde el cambio de muda hasta la hora de la alimentación; el contacto, la conversación, la confianza, tranquilidad y percepción entre otras características deben estar siempre presentes en toda planificación tomando en cuenta las necesidades educativas y las potencialidades de los bebés, sin olvidar que todos son distintos, singulares y auténticos, y que la base del quehacer del educador es el amor, tanto al trabajo que realiza como a quienes se los entrega.

    Me gusta

  2. El ser humano desde su nacimiento, cuenta con una serie de posibilidades que podrá desarrollar en la medida en que reciba la influencia necesaria del medio natural y social. Las ciencias biológicas y neurológicas sostienen que el cerebro no puede llegar a su evolución completa, sino se presenta la influencia intencionada del exterior que permita el perfeccionamiento de las funciones mentales superiores. El desarrollo temprano está supeditado a la función biológica y neurológica; más adelante, la acción del medio va a ser fundamental en ese proceso.

    La etapa que abarca desde el nacimiento hasta los 6 años de edad, es considerada como el período más significativo en la formación de la persona, debido a que se estructuran las bases fundamentales de las particularidades físicas y psicológicas. Potenciar en forma oportuna las funciones básicas y las estructuras biofisiológicas y psíquicas que se encuentran en proceso de conformación, es una tarea de la educación temprana.

    Al nacer el niño y la niña poseen una infinita capacidad de aprendizaje, motivo por el cual todas las experiencias sociales acumuladas y transmitidas inicialmente por sus padres o personas significativas, son aprovechadas. Cuentan con millones de neuronas que establecen una serie de conexiones, gracias a las cuales puede asimilar toda la información que se recibe del exterior, a dicho proceso se le conoce como sinapsis; la influencia del medio ambiente es sustancial, debido a que incide en el proceso sináptico y en la conformación de las funciones superiores del cerebro, mismas que constituyen las condiciones para el aprendizaje.

    La adquisición del lenguaje (oral, corporal, escrito) es un factor esencial en el aprendizaje; un menor que no cuenta con los medios para comunicarse, no comprende claramente lo que ocurre a su alrededor y las instrucciones que se le dan, por lo que puede llegar a presentar serias dificultades en su desenvolvimiento social.

    En este sentido, es importante entender que las estructuras cerebrales le permiten al infante asimilar la experiencia del mundo que le rodea, a partir de los adultos significativos que están en contacto con él; todo este proceso de asimilación se da gracias a las numerosas conexiones entre las neuronas, las cuales se van a multiplicar rápidamente en la medida que esta estimulación se de forma ordenada y sistemática.

    Es aquí donde entran a jugar un papel relevante los programas de estimulación temprana, ya que éstos favorecen todo este proceso cerebral en los menores, ya que no sólo resuelven algunas carencias o deficiencias en el infante sino que genera efectos educativos a largo plazo, debido a que se le ofrece al niñ@ la mayor cantidad de mensajes en las mejores condiciones posibles.

    En resumen, como las primeras fases madurativas se dan en el S.N.C. y en las vías sensoriales y motoras, es necesario iniciar por estas áreas, ya si el sistema muscular y sensorial no está desarrollado no se podrá obtener una respuesta efectiva ante determinado estimulo; el infante a través de los sentidos aprende sobre las cosas y el mundo que lo rodea.

    Me gusta

  3. El quehacer de la educadora desde la perspectiva de la educación temprana es muy importante por varias razones; el aporte que tiene la educación inicial en el campo de la neurociencia y la psicología cognitiva lo encabeza la educadora en su mayoría, esta tiene un rol integro en el aprendizaje de los párvulos, ya que tiene que aprovechar todas las instancias y posibilidades que ofrece el cerebro en los primeros años de vida, los comportamientos, aprendizajes que realice el niño o la niña en esta etapa de la vida, dependerán de las posibilidades que genere este cerebro o red neuronal. Hay que alimentar los aprendizajes no sólo a nivel cognitivo sino que también a nivel cultural, ya que cada experiencia que tenga provoca actividad en el sendero neuronal. Con base a todo a lo que la biología y la psicología ha dicho acerca de los estudios del cerebro y el aprendizaje de los párvulos, la educadora debe promover los aprendizajes de calidad desde los primeros años de vida, entregándole, para que se desarrollen en forma integral, herramientas cognitivas y afectivas, favorecer nuevos y mayores aprendizajes en los bebes, en ambiente de afecto y seguridad, también la educadora enseña a través de las demandas y las necesidades del niño en su época.
    Otra de las cosas que la educadora debe estar presente y atenta, aprovechando cada instancia del niño tal como lo dice Goleman “capacidad de motivarse y persistir frente a frustraciones; controlar impulsos y ayudar a satisfacerlos; regular el propio estado del espíritu e impedir que las aflicciones invadan la capacidad de pensar , de crear empatías y pensar

    Me gusta

  4. la neurociencia ha ayudado a través del tiempo a comprender el desarrollo del cerebro humano, y se ha descubierto que desde el nacimiento hasta los 6 años de edad, el cerebro posee una gran plasticidad, por lo que es muy importante la intervención que tienen las educadoras de párvulos a temprana edad en ellos.
    Esto se logra por medio de la estimulación de los sentidos.
    Cuando se les estimula, lo que se está logrando es que se generen mayor cantidad de conexiones neuronales, lo que genera la sinapsis, y el desarrollo del pensamiento.

    Para lograr esto desde que son pequeños, hay que aprovechar todas las instancias, como es el momento de la cuna, para hacerles masajes, conversarles, mirarlos a los ojos, a la hora de las comidas, hacerlo con calma, conversarles, entregarles afecto y amor, etc.

    La familia es parte fundamental de esto también, ya que todo el trabajo no debe recaer en la educadora, pero si es su trabajo ser guía de la familia e integrarla en éste proceso educativo, para que el tr4abajo sea conjunto y de esta manera más completo.

    Finalmente, pienso que los niños deben aprender por medio de la investigación y el descubrimiento, hay que dejarlos explorar activamente su medio, y de esta manera, todos sus aprendizajes le seran significativos.

    Me gusta

  5. El desarrollo del niño comienza desde temprano, ya que hasta los 3 años de vida los niños o niñas se desarrollan la cantidad de conexiones neuronales; por esta razón corre un rol fundamental, la familia y por supuesto la educadora parvularia que es un complemento de la familia. La educadora de parvulos tiene que estimular al niño o niña para que este se pueda desarrollar de una forma que estimule todos las características de su ser, esto se logra con la colaboración de la familia.
    En el niño se debe ir desarrollando en distintas áreas como por ejemplo en el lenguaje que es tan importante ya que con el puede comunicarse y dar a conocer lo que siente o lo que necesita.
    La educadora de párvulos tiene que saber el historial de cada niño porque en el tiempo que este niño o niña aun no había ingresado al párvulo pudo haber tenido cualquier accidente que le impidiera aprender o en el mismo nacimiento.

    Me gusta

  6. La importancia que tienen los primeros años de vida en el desarrollo cognitivo, emocional y social de las personas, son fundamentales. En este período de la vida, el ser humano es especialmente receptivo a las experiencias nuevas y está especialmente capacitado para aprovecharlas.
    Por esto debemos potenciar todos los periodos sensitivos que son los momentos mas oportunos en los que el niño y la niña asimilan con mas facilidad determinados aprendizajes, es aquí la importancia de la educación temprana, ya que el párvulo aprende con el mundo que le rodea y a través de todos sus sentidos.
    Ya que no debemos olvidar que existe una plasticidad en el sistema nervioso, ya que a medida que el niño y la niña van madurando, esta ocurriendo un proceso de diferenciación cerebral, que resulta del crecimiento y desarrollo en si mismo.
    Si el párvulo es adecuadamente estimulado, en los primeros años de vida mejora notablemente su capacidad y calidad de aprendizaje.
    Por lo dicho anteriormente es de suma importancia que las educadoras de los jardines infantiles, se involucren más con su tarea y determinen su rol como mediadoras del aprendizaje, mejorando las expectativas respecto a sus capacidades y las de los niños y niñas, en un clima laboral estimulante.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s